Ir al contenido principal

La deforestación afecta a los animales de muchas maneras. Provoca la destrucción del hábitat, el aumento del riesgo de depredación, la reducción de la disponibilidad de alimentos y mucho más. Como resultado, algunos animales pierden su hogar, otros pierden sus fuentes de alimento y, finalmente, muchos pierden la vida. De hecho, la deforestación es una de las principales causas de extinción.

Averigüemos cómo ocurre esto exactamente.

¿Qué es la deforestación?

Ladeforestación es la eliminación total de árboles u otra vegetación de la tierra. Puede estar causada por la actividad humana, como la tala o la agricultura, pero también por desastres naturales como los incendios forestales. Tiene un impacto negativo en muchas especies porque provoca la fragmentación y la pérdida del hábitat.

Pero eso no es todo. Los animales se ven igualmente afectados por la fragmentación y/o la degradación de los bosques. La fragmentación de los bosques es la reducción del tamaño de una zona forestal intacta, o la aparición de huecos en un bosque anteriormente contiguo. Esto significa menos espacio para vivir, más competencia y mayores riesgos de transmisión de enfermedades. Además, pueden tener problemas para encontrar suficiente alimento debido a los cambios en la composición y distribución de las plantas.

La degradación forestal se produce cuando los bosques son dañados o destruidos de forma que se reduce su capacidad de proporcionar servicios ecosistémicos. Este proceso provoca cambios en la estructura del suelo, los patrones de flujo de agua, las comunidades vegetales, las poblaciones de fauna y flora, etc. Estos cambios también tienen graves consecuencias para la supervivencia de los animales.

¿Qué causa la deforestación y la degradación de los bosques?

Hay muchas razones por las que se talan los árboles. Entre ellas, la explotación comercial para la agricultura, la recogida de leña, la madera, los incendios, la minería, el crecimiento de la población y la urbanización. A continuación vamos a analizar rápidamente algunas de ellas.

Agricultura, ganadería, leña y madera

La conversión en tierras de cultivo es una de las principales causas. Los cultivos a gran escala, como la ganadería o el cultivo de soja y palma aceitera, requieren enormes extensiones de tierras agrícolas. La leña se utiliza para cocinar y calentar en todo el mundo, y la madera para construir casas, muebles y productos de papel.

Incendios

Los incendios destruyen o degradan millones de hectáreas de bosque cada año. A menudo se utilizan para despejar el terreno para otros usos, pero también es importante tener en cuenta que cierto grado de fuego es una parte natural de muchos ecosistemas. El problema es cuando estos incendios naturales aumentan en gravedad, frecuencia e intensidad, o crecen fuera de control. A medida que quemamos combustibles fósiles, el cambio climático empeora y los incendios no naturales son cada vez más frecuentes. Esto empeora aún más el cambio climático, ya que los árboles se queman y liberan su dióxido de carbono. Los incendios forestales de 2021 en la Columbia Británica son un ejemplo perfecto de ello.

Ya sean naturales o provocados por el hombre, alteran la estructura y la composición de los bosques, a veces de forma permanente, y normalmente con efectos drásticos para sus habitantes. Quizá recuerdes haber leído que los incendios forestales de Australia de 2020 mataron o perjudicaron a casi tres mil millones de animales.

Minería y carreteras

La mayoría de los minerales requieren vastas extensiones de tierra para ser excavados y, una vez extraídos, deben ser transportados a los centros de procesamiento. A su vez, esto requiere la construcción de cientos de kilómetros de carreteras, lo que conduce a una mayor degradación. Con las nuevas carreteras, la gente puede acceder a nuevas zonas que antes eran inaccesibles, y así se empieza a talar el bosque.

La construcción de carreteras es en realidad una de las principales causas de la deforestación, incluso si la carretera sólo se construye para llegar a otro lugar. Esto se aplica a cualquier cosa, desde las presas hasta las bases militares, o incluso a las carreteras que atraviesan un bosque.

Crecimiento de la población y urbanización

Muchos de estos factores también están relacionados: a medida que aumenta la población en todo el mundo, aumenta la demanda de carne, por lo que se desbroza más tierra para los pastos del ganado. Esto es un problema especialmente en los bosques amazónicos.

O bien, los agricultores se expanden a zonas anteriormente boscosas en busca de suelo fértil para satisfacer la creciente demanda de productos básicos en el mercado. Este tipo de factores agravantes pueden aumentar la tasa de deforestación de forma exponencial.

Esto significa que, esencialmente, la deforestación es un problema económico.

¿Por qué la deforestación afecta a los animales?

Los animales salvajes necesitan un hábitat adecuado: zonas en las que estén seguros, protegidos y cómodos. Utilizan estas zonas para descansar, dormir, alimentarse, reproducirse, esconderse y escapar de los depredadores. Pero cuando alteramos estas zonas, los animales pierden el acceso a recursos importantes y se exponen a nuevas amenazas.

¿Cuáles son los efectos de la deforestación en los animales?

Puede hacer que pierdan completamente sus hogares o que se vean obligados a salir de su área de distribución natural.

Puede cambiar los hábitats existentes y eliminar las fuentes de refugio, agua y alimento, como los árboles frutales.

También provoca la erosión del suelo, lo que puede cambiar el paisaje y dificultar la búsqueda de alimentos.

Y empeora el cambio climático al aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero. Esto puede afectar al clima y a la disponibilidad de agua, y aumentar el riesgo de catástrofes naturales.

Las especies animales amenazadas por la pérdida de bosques también pueden enfrentarse a una mayor competencia con otras, y pueden correr un mayor riesgo de morir a manos de los depredadores que también han perdido su hábitat natural.

Así, los impactos de la deforestación pueden ser directos o indirectos, pero el resultado final es el mismo: disminución de la población y mayor riesgo de extinción.

Vamos a profundizar un poco más en cada uno de ellos a continuación.

Cambio climático

La deforestación provoca directamente el cambio climático al liberar dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero previamente almacenados en los árboles y los suelos. En los países tropicales, la deforestación provoca la emisión de millones de toneladas de dióxido de carbono cada año.
A su vez, esto provoca cambios en el clima, las precipitaciones y la temperatura, tanto a nivel local como global. A nivel local, los animales pueden verse obligados a migrar fuera de sus áreas de distribución si las condiciones climáticas han cambiado y ya no pueden obtener lo que necesitan, ya sea comida, agua limpia o refugio. Y a nivel mundial, los cambios en una parte del mundo pueden afectar a los patrones climáticos en otra. Por ejemplo, se ha demostrado que la pérdida de bosques en África Central afecta a las precipitaciones en el Medio Oeste de Estados Unidos [1].

Y una de las consecuencias indirectas de la deforestación es que también es más difícil que las especies se adapten al cambio climático. Ya sea por la simple tala o por la degradación parcial del bosque, los hábitats adecuados acaban fragmentados. Y la mayoría de las zonas forestales tropicales están ahora demasiado desconectadas para que los animales puedan escapar de los efectos del cambio climático.

Pérdida de hábitat

Es bastante obvio que la tala de árboles y otros tipos de vegetación reduce el espacio disponible para la alimentación, el refugio y la cría.

Pero, ¿qué ocurre entonces?

El hábitat adecuado -la zona intacta que puede mantener a los animales salvajes- se convierte en pequeñas islas rodeadas de terrenos alterados que se utilizan para la agricultura y otras actividades.

Estos paisajes son menos capaces de soportar grandes poblaciones, lo que conduce a la pérdida de diversidad genética. Se dispone de menos espacio para los desplazamientos y la reproducción, lo que provoca un aumento de la competencia entre los individuos, un incremento de la transmisión de enfermedades, una menor capacidad para encontrar pareja y una mayor probabilidad de depredación.

Con el tiempo, la fauna se traslada a zonas con un hábitat de menor calidad, como los bosques secundarios. Y esto agrava el problema porque estas zonas nunca podrán proporcionar los mismos recursos naturales que los bosques primarios.

Catástrofes naturales

La deforestación reduce la capacidad de los bosques restantes para resistir catástrofes naturales como los incendios o las sequías. Por ejemplo, los árboles y otra vegetación ayudan a moderar el flujo de agua, reteniéndola durante más tiempo y liberándola más lentamente. Sin este apoyo, el ciclo del agua puede cambiar drásticamente, dando lugar a condiciones mucho más secas y calurosas. Del mismo modo, sin las raíces de los árboles, que ayudan a minimizar la erosión del suelo, el riesgo de desprendimientos aumenta drásticamente. Y un bosque degradado tiene más probabilidades de sucumbir a una sequía o a un fenómeno meteorológico extremo.

Como resultado, muchas especies sufrirán mayores tasas de mortalidad durante estos eventos. Y esto significa que algunas podrían no sobrevivir lo suficiente para reproducirse, mientras que otras podrían perder toda su población.

Depredadores

Como hemos visto anteriormente, los ecosistemas forestales degradados suelen carecer de las características clave necesarias para la supervivencia. Cuando hay menos plantas -o ninguna-, no hay nada que proporcione sombra, frutos, semillas u hojas. No hay nada para comer, esconderse o dormir.

Así, sin cobertura vegetal, los animales deben vivir más juntos o pasar el tiempo expuestos al peligro. En cualquier caso, son más susceptibles a los ataques de los depredadores.

Interacciones humanas

Como es lógico, al haber menos bosques vírgenes y más presencia humana en las zonas en las que antes vivían los animales, las interacciones entre el hombre y la fauna son más frecuentes. Los animales pueden intentar cruzar las carreteras y ser atropellados por los coches, o adentrarse en las tierras de cultivo o en las ciudades, donde hay que matarlos en defensa propia.

Mientras queden manchas de bosque sano, la fauna silvestre suele evitar el contacto directo con los humanos, aunque cada vez es más difícil. Pero cuando la actividad humana destruye los últimos restos, la gente se acerca más que nunca. Esto aumenta las posibilidades de conflicto, sobre todo cuando hay caza. Y la deforestación también permite a los cazadores acceder a partes del paisaje antes inaccesibles.

(Por cierto, esto también puede afectar negativamente a los humanos. Por ejemplo, en las tierras indígenas, la deforestación ha provocado una disminución del estado general de la fauna. Los cazadores deben esforzarse más para obtener carne de algunas de sus especies preferidas, tanto por el aumento de la distancia de caza como por el hecho de que los animales están en peor estado de salud).

Hambre

La pérdida de hábitat significa pérdida de biodiversidad, y eso significa pérdida de fuentes de alimento. Algunas especies dependen en gran medida de plantas específicas para alimentarse. Por ejemplo, los elefantes dependen casi por completo de las hierbas para alimentarse; si no hay ninguna, morirán de hambre. Los monos se alimentan de la fruta de los árboles, por lo que si no hay árboles sanos cerca, ¡no conseguirán nada!

Y cuando una especie animal es presa de otras más grandes, los efectos se extienden hacia arriba y hacia abajo en la cadena alimentaria. Si no mueren directamente por inanición, pueden volverse débiles y vulnerables a las enfermedades.

Los 10 animales más amenazados por la deforestación

1) Elefantes pigmeos

Los elefantes pigmeos africanos y asiáticos pueden llegar a pesar la friolera de 11.000 libras, pero ¿sabía que, a pesar de su enorme tamaño, son el tipo más pequeño de elefantes?

Pero corren el peligro de compartir el destino de sus primos mayores, los elefantes de bosque. Los hogares de los elefantes pigmeos en los bosques se están convirtiendo en granjas y plantaciones, sus colmillos son el objetivo de los cazadores furtivos y cada vez entran más en conflicto con los humanos.

Ahora, en peligro crítico, sólo quedan 30.000 individuos[3].

2) Rinoceronte de Sumatra

El rinoceronte de Sumatra es el pariente vivo más cercano del rinoceronte lanudo que vagaba por la tierra durante la Edad de Hielo. También es la especie de rinoceronte más amenazada y, debido a la caza furtiva, su número ha disminuido más del 70% en los últimos 20 años.

Hoy no quedan más de 80 rinocerontes de Sumatra[4]. Y como están separados por un terreno montañoso, estas antiguas criaturas luchan ahora por encontrar pareja en la naturaleza para criar a su siguiente generación.

3) Chimpancés

Los chimpancés son animales brillantes con estructuras sociales complejas y culturas distintas. El chimpancé occidental, que se encuentra en África Occidental, ha disminuido en más de un 80% en tres generaciones y se enfrenta a un riesgo muy alto de extinción en breve debido a amenazas como las enfermedades, la caza y la pérdida de hábitat.

Nuestro proyecto de la selva de Gola conserva la mayor superficie de selva tropical de la Alta Guinea, un hogar fundamental para estos chimpancés salvajes.

4) Perezoso pigmeo

Los perezosos son famosos por sus lentos movimientos, pero ¿sabías que los perezosos pigmeos (sí, otro pigmeo) son nadadores excepcionales? Se trata de la especie más pequeña (y más bonita) de los perezosos de tres dedos y sólo se puede encontrar en una pequeña isla frente a la costa de Panamá.

Aunque la isla está casi deshabitada, los pescadores talan los manglares para obtener carbón y madera. Con sólo 100 ejemplares en libertad, el perezoso pigmeo está en peligro crítico de extinción[5].

5) Panda gigante

Los pandas viven en los bosques de las montañas del suroeste de China, donde se alimentan casi exclusivamente de bambú. Desempeñan un papel esencial en el ecosistema forestal al depositar semillas cuando se desplazan por su hábitat. La tasa de natalidad de los pandas es muy baja, lo que, combinado con la caza furtiva y la pérdida de hábitat, los hace vulnerables a la extinción.

6) Orangután

Tal vez la más conocida de las especies amenazadas, los orangutanes comparten el 96,4% de los mismos genes que los humanos[6]. Por desgracia, su hábitat en los bosques tropicales de Indonesia y Malasia está amenazado constantemente por la deforestación, debida a la producción de aceite de palma y a la expansión agrícola, en gran medida sin control.

Para empeorar las cosas, las hembras sólo pueden parir cada 3-5 años, lo que las pone en un riesgo aún mayor de extinción.

En Stand For Trees, trabajamos para proteger a nuestros primos de pelaje naranja a través del proyecto Rimba Raya. Protege cerca de 50.000 hectáreas de bosques de turba de tierras bajas de Borneo (Indonesia) de las plantaciones de aceite de palma, y también colabora en el funcionamiento de un centro de rescate de orangutanes.

7) Mariposa monarca

Con un vuelo de hasta 5.000 kilómetros desde Estados Unidos a Canadá y hasta México, el patrón migratorio de la monarca es impresionante. Pero en las últimas dos décadas, el número de monarcas ha disminuido. La tormenta de amenazas a la que se enfrentan estas diminutas pero importantes criaturas incluye la pérdida de hábitat, la intensificación de los fenómenos meteorológicos debido al cambio climático y el uso de productos químicos agresivos en el algodoncillo, la única planta en la que las monarcas ponen sus huevos.

8) Gorila de montaña

El gorila de montaña, un simio grande y fuerte que habita en las verdes laderas volcánicas de Ruanda, Uganda y la República Democrática del Congo, tiene pocos depredadores naturales. Sin embargo, sólo quedan unos 1.000 de estos grandes simios en estado salvaje, por lo que están en peligro de extinción según la Lista Roja de la UICN[7].

El aumento de la población humana, la caza furtiva, la pérdida de bosques tropicales y la guerra civil suponen graves amenazas para este gran simio y su hábitat.

9) Koala

El koala, con sus grandes orejas redondas y esponjosas, es reconocido como un símbolo de Australia. Lamentablemente, el simbolismo no es suficiente para salvarlos de la amenaza de extinción. Los koalas están en declive, sufriendo los efectos de la tala excesiva de árboles, los incendios forestales y la sequía. En la actualidad, quedan menos de 100.000 ejemplares en libertad[8].

10) Grandes felinos (guepardos, leones, leopardos y jaguares)

Muchas especies de gatos están gravemente amenazadas por la pérdida de la cubierta forestal.

Al tigre de Sumatra le quedan menos de 400 ejemplares en su población en Indonesia[9]. La población de leones de África Occidental se estima en poco más de 400 animales[10]. Y al leopardo de Amur sólo le quedan 80 ejemplares en libertad[11].

La deforestación, las enfermedades y la caza mayor son las principales razones por las que todos ellos están en peligro. Afortunadamente, nuestros proyectos de Stand For Trees -como Nii Kaniti, que protege a los jaguares en la Amazonia peruana- desempeñan un papel fundamental para ofrecer protección a los grandes felinos.

¿Cuántos animales y especies se ven afectados o amenazados por la deforestación?

Sabemos que la deforestación afecta aproximadamente a la mitad de la superficie terrestre del mundo. Y sabemos que los animales dependen de los bosques para su subsistencia. Así que no es de extrañar que millones de especies se vean afectadas por la deforestación.

Pero eso no es todo. Como la deforestación también contribuye a la erosión del suelo, la contaminación y el cambio climático, también afecta a mucho más que a los animales del bosque o a las especies endémicas. Por ejemplo, empeora los impactos del cambio climático en otros ecosistemas como los arrecifes de coral.

Cada día se pierden 137 especies de animales, plantas e insectos debido a la deforestación

Cuando talamos los bosques, no sólo mueren los animales. Los bosques tropicales albergan una gran variedad de plantas y animales, y cuando los destruimos, también destruimos muchos microorganismos diferentes.
Por eso, algunas estimaciones sugieren que estamos perdiendo 137 especies cada día debido a la deforestación.

¿Cómo podemos detener la deforestación?

Ya hemos visto que las consecuencias de la deforestación pueden ser nefastas para la fauna. Entonces, ¿cómo podemos detenerla?

Para responder a esta pregunta, hay que recordar que se trata de un problema económico. Ya sea para la explotación comercial o para la agricultura de subsistencia, el bosque se tala porque es más valioso para otros usos.

Esto hace que la mayoría de las soluciones sean muy difíciles. Por ejemplo, una opción es reconocer las tierras indígenas. Los estudios han revelado que estas tierras gestionan mejor sus recursos naturales, lo que incluye un menor declive de las especies y una menor contaminación [2]. Pero esto suele ser políticamente complicado porque muchos gobiernos son reacios a renunciar a ese título - y con él, a la posibilidad de explotación comercial.

La mayoría de las opciones que existen - designar parques nacionales, reducir la expansión agrícola - tropiezan con el mismo problema. Y este problema es especialmente difícil de resolver en los países tropicales, como los de América Latina y África Occidental. A menudo, estos países se encuentran con que no tienen otra opción que vender sus recursos a los países ricos y desarrollados como Norteamérica o Europa.

Así que la única solución es cambiar los incentivos económicos.

¿Cómo se hace eso?

Te aseguras de que los bosques valen más vivos que muertos.

Para ello, los valoramos por algo que hacen muy bien: almacenar grandes cantidades de carbono. Puede leer más sobre cómo funciona nuestro modelo aquí.

Y sólo diremos que nuestros proyectos han hecho su trabajo excepcionalmente bien. Evitan la emisión de 700 millones de toneladas de dióxido de carbono en 4,5 millones de hectáreas de bosque en Asia, África y Sudamérica. Y protegen cientos de especies de animales, plantas, pájaros e insectos, incluyendo docenas de especies vulnerables, amenazadas y en peligro de extinción.

Únase a nosotros y salve la vida silvestre ahora.

[1] https://rainforests.mongabay.com/09-consequences-of-deforestation.html
[2] https://news.arizona.edu/story/study-shows-impacts-deforestation-and-forest-burning-amazon-biodiversity
[3] https://www.worldanimalfoundation.com/animal_encyclopedia/params/category/173341/item/996743/
[4] https://www.savesumatranrhinos.org/
[5] https://slothconservation.org/the-pygmy-sloths-of-panama/
[6] https://www.worldwildlife.org/species/orangutan
[7] https://www.nationalgeographic.com/animals/mammals/facts/mountain-gorilla
[8] https://www.savethekoala.com/about-koalas/the-koala-endangered-or-not/
[9] https://www.fauna-flora.org/species/sumatran-tiger/
[10 ]https://www.science.org/content/article/national-parks-are-no-safe-haven-west-african-lions
[11] news.cornell.edu/stories/2018/01/critically-endangered-amur-leopard-faces-new-threat

3 Comments

Dejar una respuesta