Ir al contenido principal

"Una poderosa llamada suena ahora en todo el mundo; todos la oyen, pero..."

Los árboles son un recurso esencial para nuestra sociedad. En este post, vamos a hablar de los muchos beneficios de los árboles. ¡Esperamos poder ayudar a concienciar sobre su importancia!

Empecemos por el principio... por el principio mismo.

Las plantas, que aparecieron en la Tierra hace más de 420 millones de años, supusieron un gran paso en la evolución. Las cianobacterias entraron en otros microorganismos y fusionaron su clorofila -el pigmento que permite la fotosíntesis- creando así células vegetales. De ahí surgió el desarrollo de las algas, lo que permitió a las plantas colonizar la tierra firme.

Así surgieron los primeros bosques. Y a partir de estos primeros pasos, los antiguos árboles y plantas conquistaron casi todos los biomas terrestres[1]. En la actualidad, nuestro planeta cuenta con más de 300.000 especies vegetales, muchas de las cuales son necesarias para todas las formas de vida en la Tierra.

La emergencia climática es uno de los problemas más acuciantes de la actualidad, y las plantas son una parte fundamental de la solución. Los árboles absorben el CO2 a través de la fotosíntesis, y esto puede ayudar a compensar las emisiones de gases de efecto invernadero y reducir los efectos del cambio climático.

Lo hemos tratado con más detalle aquí. Pero ahora vamos a centrarnos en todas las demás formas en que los árboles son esenciales para una buena calidad de vida.

Funciones ecológicas

El árbol productor de oxígeno, fuente de vida

Como casi todas las plantas, los árboles son organismos autótrofos. Fabrican su propio alimento, lo que les permite crecer, reproducirse y transmitir sus características a las siguientes generaciones de plantas a través de los genes. También son casi los únicos organismos que producen sustancias orgánicas a partir de materiales inorgánicos: la fotosíntesis les permite transformar la energía luminosa del sol en glucosa y producir oxígeno. Este oxígeno se libera a la atmósfera y es vital para la vida animal en la Tierra.

Así, estas plantas fotosintetizadoras son la base de la cadena alimentaria. Y sin ellas, muchas especies -como las plantas sin clorofila, los herbívoros e incluso algunos omnívoros o carnívoros- no podrían sobrevivir.

Del mismo modo, dependemos de estos árboles y plantas para producir el oxígeno que necesitamos para vivir.

¿SABÍAS QUE?
Un árbol maduro produce una media de 120 kg de oxígeno al año, lo que supone la mitad del consumo anual de un adulto.

El árbol purificador del aire

Las plantas, más concretamente los árboles, son especialistas en la filtración del aire. Toman el aire que contiene contaminantes y polvo, lo limpian eliminando estas partículas del aire y nos lo devuelven. De este modo, pueden mejorar drásticamente la calidad del aire.

La cantidad absorbida varía. Para algunas especies, como un arce maduro, un solo árbol puede recoger hasta 20 kilogramos de polvo al año. Una calle con árboles maduros contiene hasta 4 veces menos polvo atmosférico que una calle sin árboles[2].

Varias especies, como el olmo, el haya, el aliso y el sauce, son conocidas por su gran capacidad de filtración de la contaminación. Por otro lado, otras variedades como el roble de grandes frutos, Ostia de la Virgen, y Rhus typhina pueden retener más polvo en sus esponjosas hojas.

El árbol: sinónimo de diversidad biológica

El término biodiversidad se refiere a todas las especies y ecosistemas de una región o entorno natural determinado. Esta diversidad de organismos es una medida fundamental de la salud del medio ambiente.

Cuando las especies vegetales se extinguen como consecuencia del cambio climático, puede producirse la extinción de diversas especies animales[3].

¿SABÍAS QUE?
En la provincia canadiense de Quebec viven en armonía más de 40.000 especies de animales y plantas silvestres, muchas de las cuales dependen de los ecosistemas forestales.

El árbol lucha contra la erosión del suelo

Los árboles ayudan a combatir la erosión del suelo, que se produce con frecuencia en las zonas urbanas debido al desarrollo y la deforestación. Las raíces de los árboles mantienen el suelo en su sitio en los terrenos inclinados y, cerca de los ríos, contribuyen a evitar el derrumbe de las riberas.

Cuando falta la cubierta vegetal, el suelo queda expuesto directamente a la lluvia. Esto puede tener importantes repercusiones a largo plazo en la estructura del suelo y provocar la pérdida de minerales y del propio suelo a través de la escorrentía. Este tipo de degradación es especialmente pronunciada en los terrenos en pendiente, las riberas de los arroyos y ríos, los acantilados y las colinas, de los que se han eliminado los árboles y las plantas.

El árbol mejora la calidad del agua

Además de regular el agua y estabilizar los suelos, los árboles y los bosques también ayudan a mantener los niveles de agua. Los bosques almacenan agua, reduciendo así la evaporación, modificando el deshielo y atemperando tanto las inundaciones como las sequías.

Al igual que las hojas de los árboles para el aire, las raíces de los árboles son excelentes filtradores del agua y pueden absorber una gran cantidad de agua de escorrentía, a menudo cargada de fertilizantes u otros contaminantes. Al limitar el número de contaminantes que llegan a los ríos, los árboles ayudan a evitar la sobrefertilización de las masas de agua y, por tanto, disminuyen el desarrollo de algas y otras plantas acuáticas no deseadas.

El árbol ayuda a regular las diferencias extremas de temperatura

Los árboles vivos transpiran absorbiendo agua de sus raíces, pasándola por sus tejidos y liberándola en forma de vapor. Esto afecta a la humedad local y a la nubosidad, y atempera las variaciones extremas del clima. Numerosos estudios científicos han demostrado que la deforestación afecta negativamente a las precipitaciones y a las condiciones climáticas del resto del bosque.

El árbol protege del calor

Los árboles refrescan el aire ambiente proporcionando protección contra el calor. Varios estudios demuestran que la temperatura del aire en los bosques urbanos suele ser más fría que en un entorno sin árboles. La transpiración de un árbol maduro que enfría el aire ambiente equivale a 5 aparatos de aire acondicionado funcionando a pleno rendimiento[4].

El follaje de los árboles también ofrece protección contra la radiación solar al absorberla y reflejarla, reduciendo así su intensidad y calor, y haciéndonos la vida más cómoda. Además, permiten crear sombra en la tierra, ofreciendo espacios más frescos en caso de altas temperaturas. Piensa en lo refrescante que es un parque urbano fresco en un día caluroso.

El árbol protege de la lluvia

La cubierta de árboles nos protege de las precipitaciones interceptando las gotas y la nieve. Las coníferas son campeonas en este sentido: pueden interceptar hasta el 40% de las precipitaciones, a diferencia de las frondosas del mismo tamaño, que sólo interceptan el 20%[5].

 

Los árboles y las plantas pueden mejorar los lugares áridos y alterados

Varios nutrientes son esenciales para la supervivencia de las plantas, como el nitrógeno, el fósforo y el potasio. Ciertos árboles o plantas pequeñas, como las leguminosas, como la Gliricidia spp. pueden recoger el nitrógeno. Estas plantas "fijadoras de nitrógeno" mantienen una relación mutuamente beneficiosa con las bacterias Rhizobium .

Las bacterias obtienen energía de la fotosíntesis y, a cambio, fijan el nitrógeno en la forma requerida por la planta. El nitrógeno fijado se transporta a otras partes de la planta, donde se utiliza para formar los tejidos vegetales. El nitrógeno se libera inmediatamente o cuando la planta muere y se descompone, fertilizando el suelo y promoviendo el crecimiento de otras plantas.

El árbol es una barrera natural contra el viento

Como puede atestiguar cualquiera que haya visto un tornado o haya navegado en un velero, los vientos pueden ser muy poderosos. Una brisa suave puede ser encantadora, pero un vendaval puede causar daños masivos. Los árboles tienen la capacidad de disminuir la velocidad del viento gracias a sus hojas, ramas y follaje, que crean resistencia al aire.

¿SABÍA USTED?
Una vegetación densa puede reducir la velocidad del aire hasta en un 50%.

El grado de reducción dependerá de la altura de la vegetación, su densidad y la permeabilidad de las plantas utilizadas, pero lo que es seguro es que tiene un efecto importante. Por eso encontramos árboles utilizados como cortavientos a lo largo de muchas autopistas o calles rectas.

El árbol atrae a la fauna

Miles, si no millones, de especies animales y vegetales, dependen totalmente de la vegetación para su supervivencia. Mamíferos, aves e insectos utilizan los árboles como refugio, protección y alimento. Los guacamayos, como en nuestro Proyecto Tambopataanidan en los árboles, comen sus frutos y se esconden en su frondosa cubierta para protegerse de los depredadores. Lo mismo hacen muchos animales del bosque, como bonobos en el Congo.

El árbol protege del ruido

Las hojas de los árboles son muy eficaces para proteger del ruido ambiental de la vida en la ciudad y del tráfico rodado. Un cinturón de árboles a lo largo de la carretera puede reducir el ruido ambiental entre 6 y 8 decibelios[6].

Funciones estéticas

El árbol como elemento arquitectónico

Los entornos urbanos pueden resultar fácilmente fríos e impersonales. Añadir vegetación, como los árboles, rompe la monotonía y añade calidez y complejidad. Cuando se disponen adecuadamente, los árboles y la arquitectura artificial pueden convivir en perfecta armonía.

El árbol de pantallas

Los árboles suelen utilizarse para delimitar grandes espacios exteriores. En las zonas residenciales, se utilizan setos o árboles muy altos para mantener la intimidad y privacidad de las viviendas. Los árboles también pueden delimitar las zonas residenciales y de alto tráfico de las zonas industriales, creando una pantalla natural contra el ruido. Y en el peor de los casos, también se pueden utilizar plantas con espinas para mantener alejados a los animales deseados, a las criaturas o incluso a algunos humanos.

Funciones sociales

El árbol ornamental y su efecto psicológico en el ser humano

El dulce aroma de las flores de lila y de los manzanos o cerezos cuando florece la primavera; los árboles maduros que nos dan sombra durante el calor del verano; los colores brillantes del otoño; las ramas de los pinos que crujen bajo el peso de la nieve en invierno: los árboles nos recuerdan constantemente que la vida está en todas partes a nuestro alrededor y que fluye y refluye con el ritmo de las estaciones.

Los árboles ornamentales con flores espectaculares, colores brillantes y un magnífico follaje nos aportan variabilidad de colores, texturas y formas, mejorando enormemente la estética de los paisajes de nuestras ciudades. El ser humano tiene una inclinación natural hacia los entornos bellos, y estos árboles mejoran nuestro bienestar subconsciente.

El árbol y la calidad de vida

Muchos estudios científicos han demostrado que el acceso a los árboles y bosques es una fuente de bienestar y salud mental para los habitantes de las ciudades. Algunos estudios han descubierto incluso que la exposición a los árboles a través de los espacios verdes urbanos disminuye las enfermedades.

Por no hablar de la práctica japonesa de los baños de bosque -simplemente pasar tiempo en el bosque-, que disminuye el estrés y puede producir una serie de beneficios, desde la mejora de la función cardíaca hasta la disminución de la presión arterial, pasando por un mejor metabolismo, un mejor estado de ánimo, una recuperación más rápida y el alivio de la ansiedad y la depresión. [7] Y los médicos canadienses ya pueden recetar un "pase para los parques nacionales" a sus pacientes que necesiten tiempo de descompresión.

El árbol y la recreación

Las reservas naturales, los parques nacionales, los parques urbanos y los centros al aire libre son lugares especiales. Proporcionan lugares de recreo y reunión para actividades como el senderismo o el ciclismo de montaña, o simplemente para relajarse y pasar tiempo al aire libre, y también protegen importantes especies silvestres y ecosistemas como los bosques antiguos.

El árbol y la educación ambiental

Varios parques municipales de grandes ciudades ofrecen puntos de observación de la flora y la fauna. Estos lugares sensibilizan sobre la importancia de la conservación. También hay sitios de interpretación en determinados entornos urbanos, que permiten a los ciudadanos, turistas y estudiantes comprender mejor la complejidad y los matices del mundo natural.

El árbol y la medicina

Los extractos de especies vegetales se han utilizado durante siglos para elaborar potentes remedios. Los pueblos indígenas de todo el mundo han utilizado diferentes hierbas para curar, prevenir y tratar diversas enfermedades. Estos remedios se administraban y se siguen administrando de múltiples maneras: algunos podían prepararse en forma de té; otros se masticaban y otros se inhalaban.

Los organismos vegetales también se utilizan para crear un buen número de medicamentos en las sociedades industrializadas. La corteza del sauce, por ejemplo, se utiliza para elaborar aspirinas, y la única bacteria que combate las superbacterias resistentes a los antibióticos se descubrió en el suelo de un parque nacional de Nueva Escocia.

La protección de nuestros ecosistemas garantiza la protección de sus propiedades potencialmente vitales para las generaciones futuras.

Funciones económicas

El árbol: producción de frutos y apoyo al cultivo

Los árboles frutales, como el peral, el manzano, el ciruelo y el cerezo, tienen un gran valor económico. Los árboles y los bosques también albergan abejas, pájaros y otros polinizadores, que ayudan a aumentar el rendimiento de los famosos cultivos que se plantan cerca, como el café o el cacao.

El árbol: motor económico

Los árboles en un entorno urbano crean valor económico al generar muchos puestos de trabajo en arboricultura, horticultura y mantenimiento de árboles. En la mayoría de los municipios se da especial importancia a estos campos, con el objetivo de preservar y conservar los árboles y la flora urbana. Por supuesto, esto también puede incluir el desagradable trabajo de retirar árboles muertos o podar árboles que se han convertido en un peligro para una casa cercana.

El árbol: atracción turística

Los parques urbanos ofrecen espacios para que la gente se relaje y juegue y son un importante activo económico para un municipio. Y los más espectaculares atraen a los turistas: pensemos en el Central Park de Nueva York.

 

El árbol: ahorro de energía

Un árbol bien colocado al lado de una residencia puede ayudar a reducir los costes de calefacción en invierno al actuar como barrera protectora contra los fríos vientos invernales. Del mismo modo, durante los días calurosos del verano, los árboles cercanos a la casa pueden ayudar a mantener el frescor, reduciendo la necesidad de aire acondicionado. Los árboles también ayudan a reducir el "efecto isla de calor urbano", un fenómeno por el cual los edificios densos retienen el calor, aumentando la temperatura en las zonas urbanas en varios grados en algunos casos.

El árbol: madera y materiales de construcción

Los árboles y los bosques proporcionan muchos recursos indispensables, como materiales de construcción, madera, leña o pulpa. Los habitantes de las zonas rurales de los países en desarrollo suelen vivir junto a los bosques y dependen diariamente de ellos para obtener estos recursos. Esto también reduce su dependencia de los ingresos, a menudo inconsistentes, y por tanto disminuye el riesgo de pobreza.

En los países industrializados, todos los consumidores utilizan a diario productos procedentes de la transformación de la madera. Cuando pides algo a Amazon, viene en una caja; cualquier nota de embalaje estará impresa en papel; y si tienes suerte hoy en día, ¡recibirás un envoltorio de burbujas biodegradables de papel para los artículos pequeños! Por tanto, la gestión sostenible de los árboles y los recursos forestales es esencial si queremos seguir contando con ellos a largo plazo.

El árbol: el arce de azúcar🍁

Un artículo sobre todo lo que los árboles hacen por nosotros no estaría completo sin el sirope de arce. El arce azucarero es un icono en Canadá, y especialmente en Quebec, que produce casi tres cuartas partes del suministro mundial de sirope de arce. La savia de estos árboles se recoge y se transforma en jarabe cada primavera. La variedad de productos con sabor a arce que se obtienen de esta savia es muy codiciada y tiene un importante valor económico para los productores locales.

El árbol: inhibidor de accidentes

Los árboles y las plantas bien colocados pueden reducir el número de accidentes de tráfico. Los árboles a lo largo de las carreteras, por ejemplo, reducen las ráfagas de viento, evitan el deslumbramiento cuando el sol está cerca del horizonte y reducen la nieve que sopla durante el invierno. Los árboles situados a los lados de una pista de esquí mejoran la visibilidad de la nieve cercana, haciendo que los esquiadores tengan menos probabilidades de chocar.

 

El árbol: ganancia financiera de una propiedad

La presencia de árboles en una propiedad puede aumentar el valor de la vivienda entre un 10 y un 23% y, en algunos casos, hasta un 30%[8] La presencia de árboles y vegetación también tiende a aumentar el valor de las residencias vecinas.

Además, los barrios residenciales con parques, zonas arboladas, espacios verdes y magníficos árboles están siempre muy solicitados. Las propiedades situadas en estas zonas suelen ser más caras en el mercado inmobiliario, ya que los compradores suelen pagar más por estar cerca de estos espacios relajantes y tranquilos.

"Allí donde el árbol ha desaparecido, el hombre ha sido castigado por su imprevisión".

Estas palabras de Châteaubriand resumen bien la aportación capital del árbol en nuestras vidas.

"Vemos en qué lamentables extremos nos ha llevado esta actitud, esta mentalidad operativa. El árbol no es sólo una contribución económica, es también una preciosa contribución a nuestro bienestar."

Puedes ayudar a mantener en pie nuestros espectaculares árboles. Por término medio, un dólar protege un árbol.

Referencias
Deleuvre, Guy. El árbol de la vida. E-book. Publicado en 2018

Reece, J.B., Urry, L.A., Cain, M.L., Wasserman, S.A., Minorsky, P.V., Jackson, R.B. Campbell Biology, 4ª edición. ERPI, Ediciones de la Renovación Educativa Inc. 2012. (Tras la aceptación de las ediciones, las ediciones anteriores están sujetas a la valoración del tutor).
Zimmer, C. (2011) Introducción a la evolución: este maravilloso bricolaje. De Boeck, Bruselas.
Raven, P.H., R.F. Evert y S.E. Eichhorn 2014. Biología de las plantas. 3ª edición. Traducción de la 8ª edición americana. de boeck.
[1]https://www.science.org/content/article/land-plants-arose-earlier-thought-and-may-have-had-bigger-impact-evolution-animals
[2]https://www.scirp.org/journal/paperinformation.aspx?paperid=107330
[3]https://www.sciencedaily.com/releases/2017/01/170104103920.htm
[4]https://www.sciencedaily.com/releases/2017/01/170104103920.htm
[5]https://www.fs.fed.us/psw/topics/urban_forestry/products/4/cufr_88.pdf
[6]https://greenblue.com/gb/trees-as-sound-barriers/#:~:text=Where%20space%20permits%2C%20thick%20strips,6%20to%2015%20decibels%20(D.I.&text=Leonard%20and%20Parr%20(1970)%20and,much%20as%206%2D8%20dB
[7]https://environhealthprevmed.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12199-019-0822-8
[8]https://www.thepinnaclelist.com/article/understanding-the-investment-value-of-trees-on-your-property/

3 Comments

  • We are a gaggle of volunteers and opening a brand new scheme in our community.

    Your web site offered us with valuable info to work on. You’ve done a formidable process and our entire
    group might be grateful to you.

  • Hey there, You’ve done a great job. I’ll certainly digg it and in my view suggest to my friends. I am confident they’ll be benefited from this web site.

  • ai writer dice:

    all the time i used to read smaller posts
    that also clear their motive, and that is also
    happening with this piece of writing which I
    am reading at this place.

Dejar una respuesta